La ciudad

Monzón, info de la ciudad

Atravesada por el río Sosa y junto al Cinca, Monzón es la ciudad más embleMonzonmática de la zona oriental altoaragonesa.

Pocas ciudades de 17.000 habitantes pueden contar con la rica historia de la que goza la ciudad. La Mansha ilergete se convirtió en la Montissonum romana. Sancho Ramírez la reconquistó a los musulmanes en 1.089. En 1143 los templarios pasaron a ser los señores del castillo y población, además de una treintena de lugares de la zona.

El castillo sería escenario de la educación de Jaime I, allí estaría el Cid, que dejaría su espada Tizona. A los templarios les sucedieron los sanjuanistas y en la Baja Edad Media y Edad Moderna, el templo de Santa María sería sede numerosas veces de las Cortes de los reinos de la Corona de Aragón. En Monzón estarían Fernando el Católico, Carlos V, Felipe II, Hernán Cortés, Felipe III o Felipe IV.

Monzón sufrió también el azote de las diversas guerras: Secesión, Independencia, Guerras carlistas o la Guerra civil. En los últimos años Monzón ha tenido una espectacular expansión por la industrialización de los años sesenta. También ha pasado a ser la sede episcopal, conjuntamente con Barbastro, de la nueva diócesis.

Sus monumentos:

El castillo se yergue majestuoso sobre las feraces tierras del Cinca. Monzón ha crecido a sus pies. En el 1949 fue declarado monumento Histórico-Artístico Nacional.
Tras los muros del castillo podremos descubrir la torre del homenaje, la sala capitular-refectorio, el templo, las cárceles de la Encomienda, las caballerizas, el polvorín, la plaza de armas, los aljibes o los pasadizos.

The city of Monzón

Situated at the point where the the River Sosa meets the Cinca, the city is the major urban centre in the rural farmlands expanses of eastern Aragon.

Not many cities of just 16000 inhabitants have such a rich and varied history as Monzón. From the time when the Romans founded “Montissonum” It has seen Moorish invaders come and go, Templar knights and the Catholic kings, The wars of cesession and The Spanish Civil War left the latest scars in a bloody and turbulant story.