Estamos en el Ajo

Un diente de ajo, tierra,  un poco de compost vegetal, agua y luz.

Hemos necesitado muy poco para hacer crecer nuestros ajos en clase. Tras la visita de Víctor, nuestro experto en huertos escolares, plantamos nuestros ajos en clase y, semana tras semana, les hemos cuidado y visto crecer.

Algunos crecieron muy deprisa y su tallo nos saludó a partir de la segunda semana. Otros, parecían  estar muy cómodos y calentitos bajo tierra. No obstante,  poco a poco se unieron al resto de sus compañeros.

Ha sido fascinante observar cómo crecían y se transformaban a lo largo de  las semanas:

Primero, observamos un cambio de color en el diente de ajo. Luego, unos bigotitos brotaron de la parte inferior. Eran las raíces. Por último, de la parte superior empezó a brotar un pequeño tallo verde.

Nuestros ajos ya están en casa, listos para trasplantar en nuestros huertos, jardines o maceteros.  Si aguantamos un mes más…¡podremos tener una cabeza de ajo completamente formada !.

Desde las clases de cuarto damos las gracias a nuestro personal de limpieza que, con paciencia y cariño, nos ha ayudado a mantener nuestras clases limpias  a pesar de las sesiones de riego y  manipulación del cultivo.

Estamos impacientes por saber qué próximo reto nos propone Víctor.